Rubén Sanz, Actor

RUBÉN SANZ: ‘NUNCA LA IMAGEN PUEDE ESTAR POR ENCIMA DE LA INTERPRETACIÓN’

HOY Magazine | JONI BARRABINO

 

Sabemos que Rubén es un chico muy deportista que le gusta mucho cuidarse pero ¿Cómo empezaste en esto de la interpretación? ¿Piensas qué la imagen está por encima de la forma de actuar?

 

Nunca la imagen puede estar por encima de la interpretación. La formación es la base de cualquier profesión y la nuestra no es una excepción. Y te aseguro que la imagen no siempre es un ingrediente que suma. Muchas veces va en tu contra y supone que debas demostrar más todavía que eres capaz. Me parece una lástima que existan profesionales que deciden que actor/actriz eligen en función de la imagen o de la popularidad independientemente de sus capacidades. Pero así funciona nuestro mundo.

 

Yo empecé en esto con unos cursos de interpretación que me recomendó un buen amigo. La verdad que no sabía muy bien qué pasos dar y me tomé esos cursos como un acercamiento y una prueba de mi sensibilidad hacia esta disciplina. Y desde entonces, no he parado de formarme. Creo que el actor debe estar en una investigación constante.

 

Después de una larga trayectoria profesional podemos verte, actualmente, en la que está siendo la serie líder de la sobremesa, ¿qué tiene Ciega a Citas para mantenerse en su franja horaria? ¿Piensas que España necesitaba una serie que les hiciera reír, después de la situación por la que atraviesa el país?

 

Creo que la comedia funciona siempre. Y si ya la vida nos pone en situaciones difíciles, echar una sonrisa nunca va a sobrar. Es una manera de desconexión.

 

Si supiésemos cuales son los ingredientes secretos que hacen que algo tenga éxito, sería muy fácil y parte de la magia de esta profesión es justo eso, el misterio que rodea las producciones. Si bien creo que hay fórmulas que pueden tener más opciones. En "Ciega a citas" pienso que existe una cotidianeidad que acerca al espectador al día a día de un grupo de gente con los que se podían sentir identificados. A cualquiera de nosotros les pueden pasar esas situaciones en el trabajo o con su familia. Por eso creo que esa cercanía es una de las características que gusta al público.

 

Si nos adentramos en la trama de la serie, Raúl es un chico enamorado de Natalia, su jefa. ¿Cómo se siente Raúl al ver que el amor de su vida se está esfumando poco a poco? ¿Piensas que Natalia lo hace para distanciarse o está realmente enamorada de él?

 

Creo que a Raúl no le ha quedado más remedio que aceptarlo. Sobre todo después de enterarse de que Sergio y Natalia eran pareja. Raúl es muy noble y la relación de amistad que tiene con Sergio es muy valiosa. Se siente mal porque las cosas hayan sucedido así y a pesar de que vea en Natalia a una mujer importante para él, no volvería a meterse en medio de esa relación.

 

Y cada vez tiene más asumido que Natalia no ve en Raúl a un hombre con el que plantearse un futuro. Así que pocas opciones le quedan.

 

Una vez dentro del personaje ¿Te sientes, en algunas situaciones, identificado con él? ¿Que tiene Raúl de Rubén y Rubén de Raúl?

 

Creo que siempre que un actor se mete en un personaje, le damos una impronta personal en algunos conceptos que, en ocasiones, cuando recibes ese reto, no están escritos. Es decir, el personaje va creciendo de tu mano y de la de los guionistas, a veces, casi a la vez.

 

Raúl y Rubén tienen muchas cosas en común: el valor del deporte para una vida sana; el respeto por la amistad, es muy amigo de sus amigos; su esfuerzo por demostrar que es algo más que un físico; es apasionado; y muy exigente con su trabajo.

 

Este tipo de situaciones ¿te han ocurrido en la vida real?

 

Enamorarte de tu jefa o de otra persona y luchar hasta el final. Nunca me ha pasado algo así. Creo que porque nunca he tenido una Natalia como jefa. Pero claro que me ha tocado luchar por relaciones. Eso es parte de nuestro ciclo de la vida. Unas veces somos víctimas y otras verdugos. Nadie se libra de navegar en ambos bandos alguna vez.

 

¿Qué opina el público de Rubén Sanz? El fenómeno fan es algo que a lo largo de tu trayectoria te acompaña. ¿Qué sientes cuando se acerca una fan a pedirte una foto o simplemente un beso? ¿Tienes alguna anécdota, experiencia o recuerdo que te gustaría compartir con nosotros sobre algún fan?

 

Siempre digo que ese fenómeno es cómo podemos medir nosotros el peso de nuestro trabajo. La admiración de una persona es su manera de demostrarte que tu trabajo ha calado en él.

 

Quizá mi comienzo fue muy exagerado porque de la noche a la mañana pasé de ser un actor más a que absolutamente todo el mundo te conociese y quisiera una foto contigo. Es muy sorprendente el poder que tiene la televisión. Es algo que siempre me ha llamado mucho la atención. Pero creo que nuestra profesión es una carrera de fondo y una montaña rusa. Unas veces te toca estar a una altura y otras veces a otra. Y todas son importantes porque en todas aprendes algo, la vida te enseña una lección que debes aprender.

 

Cuando alguien se acerca a mí, siento un profundo agradecimiento e intento atender a todo el mundo siempre que es posible. Porque nosotros existimos por ellos. No tendría sentido actuar si nadie te ve.

 

Siempre recordaré mi primer autógrafo. Fue en la boda de una prima mía. Se acercó un niño de unos 11 años a pedírmelo. Creo que me hizo más ilusión a mi que a él.

 

Por último, nos gustaría saber si además de Ciega a Citas tienes algún proyecto más o si podremos verte próximamente en la gran pantalla.

 

Trabajar en una serie diaria es muy absorbente. Pero no pierdo de vista esas oportunidades. Hacer cine es una experiencia maravillosa.